viernes, 20 de marzo de 2015

21 de marzo. Sólo una Raza, la Raza Humana.

jueves, 8 de enero de 2015


Comunicado de la Plataforma Ciudadana Contra la Islamofobia ante el atentado terrorista al semanario francés Charlie Hebdo.

Desde la Plataforma Ciudadana Contra la Islamofobia condenamos con firmeza y rotundidad absolutas el atentado terrorista perpetrado en la mañana del 7 de enero de 2015 contra el semanario francés Charlie Hebdo, que ha causado la muerte de, al menos, 12 personas, y ha dejado 4 heridos graves hasta el momento. 



Ante las primeras informaciones que apuntan a que este atentado terrorista se ha llevado a cabo por personas de confesión musulmana, o que han tratado de unir sus actos al mensaje del Islam, queremos manifestar lo siguiente:


En primer lugar, nuestras más sinceras condolencias a las familias de las víctimas en particular, y a la sociedad francesa en general. Nuestro afecto y solidaridad con todos ellos en estos momentos tan dolorosos.

Ninguna religión ni creencia ampara este tipo de actos contra la vida humana. Nada justifica estos atentados miserables contra los que resulta totalmente necesario posicionarse en contra, y el mensaje del Islam, pacífico en su misma esencia, es incompatible con este tipo de actos terroristas.

Desde estas líneas queremos hacer un requerimiento a los partidos políticos, a los medios de comunicación y a la sociedad en general, para que estos hechos no se utilicen de manera interesada para atacar o desacreditar a la comunidad musulmana. 

Hacemos un llamamiento a mantenernos unidos y a trabajar conjuntamente contra el terrorismo y por el bienestar de nuestras sociedades, por el logro de una convivencia pacífica y tolerante, abierta a toda la gente de buena voluntad, y donde no tengan cabida actos como los perpetrados hoy en Francia.


Movimiento Contra la Intolerancia hace suyo el comunicado de la Plataforma Ciudadana Contra la Islamofobia, de la que forma parte.


jueves, 9 de octubre de 2014

22 DE JULIO: DÍA EUROPEO POR LAS VÍCTIMAS DE LOS CRÍMENES DE ODIO.


Estamos de enhorabuena. Ya es oficial.
A las pocas horas de tener conocimiento de los atentados del 22 de Julio de 2011 en Oslo y Utoya, Movimiento contra la Intolerancia en su comunicado de condena propuso el establecimiento de esa fecha como Día Europeo por las Víctimas de los Crímenes de Odio poniendo en marcha un proceso de movilización con este objetivo.
Tres años más tarde, podemos informar de que la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa ha tomado la decisión de aceptar la propuesta. Ha sido un largo camino y en medio ha habido una intensa actividad de concienciación que afortunadamente suscitó el apoyo de diversas instituciones y organizaciones europeas y españolas, entre las que queremos destacar el Gobierno de Noruega y el Parlamento Europeo.
Sin duda, y por ello felicitamos públicamente, los activistas de la campaña No Hate Speech Movement han sido parte fundamental de este logro, tras su movilización por este Día tan sensible para la Víctima del Crimen de odio.
Este logro supone un avance decisivo en la lucha contra la intolerancia, que hará perdurar la Memoria, contribuirá a reparar el dolor causado y a proteger más la dignidad y derechos de las víctimas, y a conseguir Justicia frente a esta lacra que daña la convivencia democrática, a los colectivos vulnerables y a toda la sociedad.


jueves, 20 de marzo de 2014

21 de Marzo: 
Impidamos el avance de la Xenofobia y del Racismo

En el Día Mundial contra el Racismo,  constatamos el aumento de la xenofobia social en un contexto de elevado paro y crisis económica,  el peligro de deshumanización de las políticas migratorias, el crecimiento de las organizaciones racistas y neonazis en todo el continente y el alarmante avance del populismo xenófobo y del discurso de odio ante las próximas elecciones europeas. Movimiento contra la Intolerancia pide a las instituciones que pongan fin a su indolencia al respecto, impulsando medidas y políticas eficaces frente a la xenofobia, que proteja a las víctimas de odio racista y de delitos de intolerancia;  reclama a los líderes europeos reforzar la legislación y que pongan en práctica medidas efectivas de protección de los colectivos vulnerables.

El aumento de la xenofobia social en España, como en Europa, es un hecho y no admite duda alguna. En un contexto de crisis económica y elevado paro,  la intolerancia xenófoba encuentra su mejor oportunidad y pese a los esfuerzos que se realizan, especialmente la sociedad civil, la demagogia, el prejuicio, el odio y  la discriminación, el populismo y las ofertas políticas que vulneran los derechos humanos de los inmigrantes, gitanos y otras minorías sociales se presentan de forma abierta y arrogante. La peligrosa deshumanización que se está produciendo en todos los países europeos y que en España tiene su reflejo en las fronteras alambradas con cuchillas y los trágicos sucesos donde perecieron 15 inmigrantes, en esos CIES denunciados por las instituciones internacionales y en otras actuaciones que van desde las identificaciones por perfil racial al retroceso en los derechos sanitarios, viene a decir  poco respecto a los valores humanistas y democráticos que fundamentan la existencia política y social de la Unión  Europea.

Otro grave problema, acompañado de una indolencia institucional inexplicable, es el  crecimiento de las organizaciones racistas y neonazis así como de sus actividades sin la debida respuesta preventiva y punitiva. La propaganda que despliegan, especialmente el discurso de odio en Internet, resulta muy visible y se constatan mas de 1.500 “sites” (webs, blogs, foros, canales, redes sociales..), complementados con una presencia ostentosa y agitadora en los fondos Ultras de los campos de futbol, pese a existir una legislación que lo prohíbe. El discurso de odio, esa propaganda que precede a la acción, tiene consecuencias en términos de delitos y víctimas, que aún en nuestro país están escasamente registradas, en contraste con los 60.000 incidentes y delitos que reconoce el Reino Unido, los 10.000 que reconoce Alemania y los 6.000 que reconoce Suecia. En España solo se reconocen unos cientos. Las Instituciones Europeas, a través de la FRA (Agencia de Derechos Fundamentales) insiste que el 90% de las agresiones a inmigrantes no se denuncian, el 20 % de los subsaharianos y gitanos han sido agredidos y el 33% de los judíos han sufrido agresiones físicas y verbales  (especialmente en Europa del este), sin olvidar la estigmatización de musulmanes, homosexuales y ataques a las personas “sin techo”. Los delitos de odio son una realidad flagrante, criminal, que hay que neutralizar.

Movimiento contra la Intolerancia  advierte que las próximas elecciones europeas el populismo xenófobo, la intolerancia y el odio racista pueden  obtener un resultado inquietante y reclama intervenir para reducir el  rechazo a la diversidad y proteger a inmigrantes, gitanos, homosexuales, judíos, musulmanes y otros colectivos víctimas de la intolerancia creciente reflejada en las encuestas.  También reclama al Gobierno el cierre de webs racistas y xenófobas pues “lo que es ilegal fuera de la red también lo es en Internet”, la no autorización de conciertos  neonazis,  la erradicación de grupos racistas en las gradas ultras del futbol y  adecuar nuestro insuficiente Código Penal  a la Decisión Marco de la Unión Europea contra el Racismo y la Xenofobia, que aún está pendiente.   Además reclama  impulsar la formación de los operadores jurídicos y fuerzas de seguridad en materia de racismo, intolerancia y delitos de odio.

martes, 4 de febrero de 2014


Era la madrugada de un dos de febrero, corría 1980, en Madrid el movimiento estudiantil estaba muy activo y comprometido contra unas leyes injustas de educación del Gobierno de aquellos momentos; cierres de institutos y universidades, detenciones, apaleamientos, aunque algo superaría a la represión, un comando fascista secuestró a Yolanda González Martín, tenía 19 años, y después de torturarla, la asesinaron en un descampado próximo a Alcorcón. Fue un crimen de odio, la seleccionaron por su liderazgo en el movimiento estudiantil, era de la coordinadora de Enseñanzas Medias, militante del Partido Socialista de los Trabajadores y nacida en el País Vasco. Sesgos esenciales para sus asesinos. Con su muerte a todos nos asesinaron un poco, nuestra movilización estudiantil, en medias y universidad, sufrió su mayor golpe y el país entero, una gran conmoción.

Yolanda González estudiaba electrónica en el Instituto de Formación Profesional de Vallecas, era una comprometida militante de izquierdas y desde su matriculación lucho por los problemas de los estudiantes y la falta de democracia impulsando la Coordinadora de Enseñanzas Medias y Formación Profesional frente al Estatuto de Centros. En las universidades, otros denunciábamos la Ley de Autonomía Universitaria y seguíamos reivindicando con fuerza una consigna que resumía todo: “el hijo del obrero a la universidad”. Tras distintas movilizaciones, el 13 de diciembre de 1979 se realizaron dos manifestaciones, por la mañana una de universidades y por la tarde, otra de sindicatos, en ambas asisten los compañeros de “medias”. Masiva por la mañana, donde participó Yolanda, y todo un éxito. Por la tarde, tras una represión salvaje cerca de la Glorieta de Embajadores, los disparos de unos policías mataron a los estudiantes José Luis Montañés y Emilio Martínez.

Sin embargo y pese a la conmoción social, el horror no acabaría ahí para el movimiento estudiantil, como tampoco empezó en ese momento como confirma la represión y los asesinatos fascistas de bastantes estudiantes, entre ellos Carlos González (1976) recordado en el retrato mural de la Facultad de Económicas, a la entrada de Somosaguas. No obstante con Yolanda se superó todo lo inimaginable, no solo podías recibir palizas y disparos en manifestaciones, ya era posible que te secuestraran en tu casa a punta de pistola, que te torturaran y que te dispararan hasta matarte en un descampado de Madrid. Algunos, hay que confesar, no lo hemos superado.

No nos extrañó conocer quiénes eran sus asesinos, sabíamos que fueron ultraderechistas, aunque no conocíamos su identidad hasta que detuvieron a Emilio Hellín e Ignacio Abad, militantes de Fuerza Nueva, como principales autores, junto a otros miembros del comando. Lo reivindicaron como “Batallón Vasco Español” aunque siempre supimos que eran los nazifascistas que nos atacaban, y como luego se demostró en los tribunales, con conexiones con los sectores ultras de las fuerzas de seguridad del Estado. La lucha estudiantil aunque continuó, fue debilitándose, parecía que teníamos que entender que era un coste de una transición que no ilegalizó al fascismo y que no castigó a torturadores de la dictadura franquista, mientras toda la ultra se exhibía con arrogancia contra la movilización social y los valores democráticos.

Los asesinos de Yolanda fueron condenados, Hellín a 30 años y Abad a 26, y el primero gozó de permisos al poco tiempo, escapándose varias veces, hasta esconderse y cobijarse en otra dictadura, en Paraguay, al amparo del régimen fascista Alfredo Stroessner, donde montó una empresa Informática y trabajó para una cooperativa militar, hecho conocido en la embajada española de ese país pues allí se inscribió a primeros de 1987. Tras la denuncia en España del Partido Socialista de los Trabajadores y con 20.000 firmas de apoyo, fue detenido por la Interpol y entregado a España donde ingresó en prisión en 1990, aunque fue absuelto (!) de quebrantamiento de condena por su fuga. La madre de Yolanda señaló a Efe: “Espero que cuando el asesino de mi hija vuelva al lugar del que nunca debió salir se hayan acabado todos los permisos para él”.

Permisos, juzgados de vigilancia, seguridad, gobierno, reducciones de condena en favor de Hellín y del resto de los condenados….hay tantas cosas que nunca se aclararon. Hellín fue condenado a 43 años, tras quebrantar condenas, no se sabe cuánto cumplió, aunque los medios de comunicación calcularon poco más de 13 años pues desde 1995 solo iba a la cárcel a dormir y al año siguiente fue puesto definitivamente en libertad. Pese a preguntas parlamentarias al respecto, nadie contestó nunca de manera oficial.

No obstante la sorpresa saltó el 24 de febrero de 2013, el reportaje “La vida oculta del asesino de Yolanda”, en el periódico El País, revelaba que Emilio Hellín había cambiado su nombre por el de Luis Enrique y que era uno de los principales asesores del Servicio de Criminalística de la Guardia Civil, sorprendiendo su asistencia como perito en la Audiencia Nacional, lo que llevó a la oposición en marzo de ese mismo año, a promover una proposición no de ley sobre actuaciones en relación con la prestación de servicios para las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado de un condenado por el secuestro y asesinato de Yolanda González.

Perplejos por la realidad, la familia, sus amigos y compañeros de Yolanda, de partido o del movimiento estudiantil, seguimos reclamando memoria, justicia y reparación, algo que es una asignatura pendiente para tantas personas que sufrieron represión y crímenes de odio en un tiempo donde luchar por los derechos conllevaba el riesgo de poder ser apaleado, detenido o lo que es más terrible, perder la vida como muestra el paradigma de nuestra compañera Yolanda González.

En memoria de Yolanda y recordando este abyecto crimen: querida compañera descansa en paz y si te llegan nuestras palabras para mejor homenaje, tu lucha es la nuestra y aún continúa.

Esteban Ibarra es Presidente de Movimiento contra la Intolerancia


martes, 10 de diciembre de 2013


Mandela siempre vivirá en nuestro compromiso.


Ha muerto un hombre, Madiba, pero no su legado, su espíritu de compromiso en la lucha por la dignidad del ser humano y sus atributos de libertad, igualdad y solidaridad, en el combate por un África próspera, fraterna y sin guerras, en el empeño por una humanidad más humana que practique la Tolerancia.

Murió en su casa y decidió no hacerlo en un hospital rodeado de aparatos e implementos, decidió  en la soledad con los suyos negar la foto de su final al oportunismo hipócrita que busca legitimidad en ese último soplo de vida para tapar  vergüenzas  y responsabilidades hacia ese continente que  desangran con sus acciones egoístas, poderosas y criminales.

Murió luchando, ahora contra enfermedades, como lo hizo toda su vida, defendiendo la libertad de su decisión y de los suyos, consciente del uso hipócrita-propagandístico que hacen de su persona quienes son responsables del avance del racismo, del odio y la intolerancia en el mundo entero, bien por su indolencia o por su interés directo en que así sea, pues ese “todos contra todos” es el ideal del gobierno antidemocrático del mundo.

No obstante Mandela vivirá siempre y lo hará porque su mensaje de compromiso llegó, hace tiempo, a las mentes y corazones de  buenas gentes, de gentes que  entienden  y  hacen suyo el combate sempiterno de la libertad e igualdad, y no a los oportunistas de la propaganda que hoy se dan golpes en el pecho, los mismos que antaño mantuvieron durante decenas de años el régimen del Apartheid hasta que la lucha acabó derribándolo, y que hoy discriminan en sus países a las minorías étnicas y sociales, o a otros partes  del mundo que son nutrientes en recursos necesarios para su acumulación de capital.

Los símbolos de libertad, igualdad, de lucha contra la opresión, de la solidaridad, siempre han querido ser recuperados por el poder, desde Espartaco hasta Mandela, pasando por Ghandi o Martin Luther King y tantos otros, para evitar que les dañen y para poco a poco fagocitarles. Asistimos al mismo proceso, hoy todos los poderes del mundo rinden homenaje al hombre, al Khulu Madiba, pero no son congruentes con su espíritu, el de la liberación del ser humano. Al revés, su hipocresía tiene en el ascenso del racismo, la xenofobia, el antisemitismo, la islamofóbia, el antigitanismo, la homofobia, el neofascismo y la intolerancia en Europa, una evidencia de su realidad. Lo mismo sucede con el ascenso de los integrismos,  fundamentalismos, de los nuevos y neo-viejos dogmatismos y de las conductas que hacen invivibles muchos lugares del mundo.

Esa hipocresía del poder mundial, lo confirman más de sesenta guerras actuales, siempre por intereses económicos, por petróleo, uranio, coltan, agua, diamantes y en general por el control recursos, o por intereses de dominio geo-estratégico cara a mantener el poder de los de siempre, a mantener la gestión antidemocrática del mundo que por su naturaleza es antihumanista. Un detalle también lo confirma, pues algunos poderosos mantuvieron hasta 2008  a Mandela, en esa calificación infame de personas terroristas.

Sin embargo, más allá del uso por la hipocresía simbólica, Mandela vive entre nosotros fiel a sí mismo porque inoculó un espíritu de compromiso, de lucha, de resistencia, combate y defensa, de reconciliación desde la verdad y de progreso humano, para nuestra generación y a las venideras. Defender la dignidad intrínseca de las personas y sus atributos, defender la  universalidad de los derechos humanos, promover la tolerancia, la justicia social y los valores democráticos, y hacerlo siempre, durante toda su vida, desde los 27 años de cárcel en Robben Island o desde la libertad de Soweto, en colisión con su vida personal o en armonía, buscando camino, a veces y  obligado desde la rebelión armada frente a la dictadura criminal racista, otras veces, la mayoría, desde la sufrida y efectiva  no-violencia, y al final, tendiendo la mano al adversario aunque siempre desde la firmeza y no abdicación de su convicciones humanistas y revolucionarias.

Este es su legado: un compromiso en la lucha continua por la dignidad de las personas y en defensa de la Tolerancia y  de los valores universales democráticos y humanistas, y su mensaje que resume el poema escrito en la cárcel: “Desde la noche que me envuelve, / negra como un pozo insondable, / doy gracias al dios que fuere / por mi alma inconquistable”


Esteban Ibarra

Presidente Movimiento contra la Intolerancia

jueves, 14 de noviembre de 2013

Grafitis Antifascistas

Ante la oleada de pintadas neonazis a la que se ha visto sometido el Barrio de San José en Zaragoza, la Junta Municipal ha decidido responder de la mejor forma posible: borrándolos y pintando las paredes con grafitis antifascistas, una iniciativa que ha sido impulsada desde la Asamblea del 15-M en San José en colaboración con las asociaciones juveniles del barrio

Para ello, este miércoles han reunido a un grupo de voluntarios que han blanqueado más de 200 metros cuadrados de pared, limpiando así los mensajes y símbolos neonazis que los estropeaban, y preparándolos para la jornada de arte urbano que se va a celebrar este sábado.


Más de treinta grafiteros de la ciudad y de Ansó pintarán con su arte las paredes de la plaza Mayor. Además, vecinos y colectivos del barrio montarán mesas informativas, darán charlas y pondrán música en directo.

Una iniciativa ciudadana que sirve de referente para toda la ciudad y para el resto de lugares donde el avance de la ultraderecha quiere hacerse patente y es respondido de forma noviolenta, contundente y creativa.